Recomendaciones para cuidar la piel del bebé en invierno

piel-del-bebé

Quedan muy poquitos días para darle oficialmente lugar al invierno y como todos los años comienzan a surgir las típicas preocupaciones vinculadas a las bajas temperaturas que el mismo acarrea: una de las partes del cuerpo que más sufre los efectos de esta estación del año es la piel, y en el caso de los bebés (sobre todo los que tienen pocos meses de vida) es aún mucho más delicado el asunto y requiere de cuidados mucho más específicos que en el caso de los adultos o los niños más grandes. En el artículo de hoy hemos recopilado una serie de consejos fundamentales para cuidar la piel del bebé durante el invierno. ¡A tomar nota!

La salud de la piel del bebé en invierno

¿Recientemente se ha incorporado un nuevo miembro a la familia? Como ya habrán notado, sobre todo si no son padres primerizos, la piel del bebé es extremadamente delicada y requiere de muchos cuidados cotidianos para evitar problemas como dermatitis o paspaduras, y estas cuestiones se vuelven aún más importantes en los meses de frío. ¿Cómo mantenemos la piel del bebé en óptimas condiciones? Veamos algunas recomendaciones a continuación:

La importancia de la hidratación de la piel del bebé

Una piel correctamente hidratada es una piel sana, cualquiera sea la edad que tengamos, por lo que esta regla básica de la vida aplica también en bebés recién nacidos o de pocos meses: para proteger la dermis durante el invierno, es imprescindible que hidratemos muy bien la piel de nuestro bebé sobre todo después del baño (aprovechando cuando todavía está húmedo para que absorba mejor). Antes de salir al exterior con nuestro pequeño también es bueno dar un refuerzo de hidratación en las zonas más expuestas como la cara y las manos.

Bañar un bebé en invierno

A la hora de bañar a nuestro pequeño es importante evitar hacerlo con agua demasiado caliente, ya que esto hará que su piel se seque demasiado y esto puede empeorar aún más las consecuencias del invierno sobre la dermis del bebé. El agua deberá estar templada y sentirse agradable al tacto. Luego, como ya mencionamos antes, viene la parte de la hidratación aprovechando la humedad que aún tiene en el cuerpo nuestro pequeño.

Aire adecuado en casa

Utilizar la calefacción en exceso durante el invierno también acarrea que la piel se reseque por lo que debemos tener especial cuidado a la hora de climatizar un ambiente. Por otro lado, humidificar los espacios es una excelente alternativa para mantener una buena temperatura en casa y no perder la humedad que la piel necesita para estar saludable y no secarse.

La indumentaria adecuada para el bebé

Finalmente, pero no menos importante, la ropita que le pongamos a nuestro bebé también influye cuando de cuidar la piel en invierno se trata. Al salir no debemos exagerar con el abrigo, colocar solo lo justo y necesario. Por otro lado, utilizar algodones orgánicos de buena calidad evitará irritaciones y dermatitis en los pequeños y hará que se sientan confortables en los meses de frío.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
Share This