Mamás y papás primerizos

mamas y papas primerizos consejos

El nacimiento de tu bebé te pone a prueba de diferentes maneras: a nivel hormonal, físico, emocional y psicológico. Debido a ello, podéis sentiros frustrados, emocionados, fatigados, preocupados y radiantes al mismo tiempo. Esta mezcla de sentimientos puede hacer que te sientas muy estresado/a.

Por eso es tan importante que te cuides, y más aún durante los primeros meses.

Los especialistas te recomiendan estas sugerencias:

-¡Descansa! Duerme tanto y tan a menudo como puedas hacerlo, ya que la falta de sueño hará que todo sea aún más difícil. Si tu bebé no te deja dormir por las noches, como algunos suelen hacer; duerme durante el día mientras el pequeño toma una siesta. Aunque no concilies el sueño, el hecho de cerrar los ojos y respirar profundo te ayudará a relajarte. El sueño es indispensable, y es la mejor manera que tiene nuestro organismo de recuperarse.

– Aliméntate de forma nutritiva. Evita la comida basura, la cual puede provocar cambios muy rápidos en el nivel de azúcar en la sangre y aumenta tu ansiedad. Evita también el alcohol, un depresivo asociado con trastornos del sueño, y la cafeína, un estimulante que puede provocar ansiedad e interferir con los patrones de sueño.

– Haz ejercicios moderados. Caminar de 20 a 30 minutos, dos o tres días a la semana es lo ideal. Si no logras incluir caminatas en tu rutina, procura andar o subir y bajar escaleras siempre que puedas.

– Haz tiempo para ti mism@, es indispensable para tu bienestar emocional. Un baño caliente al final del día o un rato en el gimnasio te ayudarán mucho a relajarte. Lo importante es que consideres tu propio bienestar una prioridad.

– Reserva tiempo para tu pareja. Cuando él bebe nace, es cierto que tu vida cambia de una manera que jamás imaginarias. Sus vidas se centran en las necesidades del bebé, y a menudo se olvida los momentos que se comparten con la pareja. Es esencial e importante buscar el tiempo para los dos. Salgan a caminar o a cenar en ocasiones especiales. Vayan a cenar juntos o ver una película, eso sí, sin antes dejar en buenas manos a su retoño. Según los expertos, muchas veces las uniones más fuertes son aquellas que han pasado la prueba de los primeros meses después del nacimiento de un bebé.

– Prepárate para lo inesperado. Acepta el hecho de que habrá días en que te sentirás completamente abrumado/a, y días en que parecerá que no has hecho nada sino alimentar, vestir y cargar en brazos al bebé. Y eso es normal. A algunos padres les ayuda preparar una lista de las tareas diarias, pero recuerda que es natural que varias de ellas queden por hacer.

– Obtén ayuda. Puede que tengas la suerte de tener a familiares y amigos que viven cerca (o que han venido de lejos) para ayudarte con el bebé. Si es así, aprovéchalos y no dudes en solicitar su ayuda. Aprovecha esos pequeños momentos en que un amigo/a o familiares te ofrecen cuidar por un rato al pequeño/a para esas tareas que siempre dejamos relegadas por atenderlo y que solemos dejar pasar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
Share This